Técnicas Orientales Aplicadas

Moxas, imanes y rodillos de puntas son algunas de las herramientas empleadas en terapias de origen oriental. Hoy en dí­a se utilizan en todo tipo de tratamientos, pues son de fácil manejo y ofrecen resultados que facilitan la labor del terapeuta (aumentando su capacidad y su resistencia al trabajo).

Estos utensilios son muy útiles para tratar dolores complicados, limitaciones de movilidad articular, contracturas que se resisten, tensión nerviosa, dolores de cabeza, problemas musculares y un sin fin más de dolencias, relacionadas con las patologí­as músculo-esqueléticas.

Dos de los métodos orientales más utilizados en terapias manuales son la aplicación de ventosas y la moxibustión. Veamos en qué consiste cada uno de ellos.

Las ventosas

Las ventosas son esferas de vidrio, interiormente huecas, que se colocan en zonas planas del organismo. El terapeuta, con la ayuda de una llama, crea un vací­o para permitir el efecto ventosa entre el utensilio y la piel. El objetivo es atraer oxí­geno a las zonas de la espalda energéticamente bloqueadas. De este modo, la succión producida por la ventosa empuja la sangre y favorece su circulación por los canales energéticos del cuerpo.

Usos y aplicaciones

Las ventosas proceden de la Medicina Tradicional China (MTC), aunque hay fuentes que aseguran que hace cientos de años ya fueron introducidas en nuestro paí­s.

En MTC las ventosas forman parte de la terapia de la Acupuntura y se utilizan para sangrar puntos previamente pinchados o para situarse sobre las agujas que están fijadas en el cuerpo.

  • Los efectos que producen las ventosas sobre el cuerpo humano son de tipo desbloqueante o dispersante y pueden resumirse en:
  • Eliminan toxinas.
  • Activan la circulación y el sistema linfático.
  • Tonifican la piel y los puntos vitales.
  • Estimulan el sistema digestivo y el flujo energético.

Una vez se retiran las ventosas suelen surgir unas aureolas rojas sobre la piel, pero no hay que asustarse ni preocuparse porque no resultan nada dolorosas (precisamente, su aparición está muy recomendada ya que suministran un alto poder curativo).

Indicaciones y contraindicaciones

El tratamiento con ventosas está especialmente indicado para combatir enfermedades crónicas, trastornos nerviosos, dolores corporales y problemas musculares, óseos o tendinosos. Además, generan un estado de relajación profundo que beneficia a cualquier persona.

No obstante, las ventosas no pueden aplicarse sobre heridas abiertas, alergias, zonas huesudas o el área sacro-lumbar. Tampoco es recomendable que sean empleadas en casos de mujeres embarazadas.

Las moxas

La moxibustión consiste en suministrar calor en un punto de la piel. Este calentamiento se genera a partir de una moxa encendida, elaborada de Artemisa. Esta planta medicinal puede emplearse sola o bien mezclarla con otras especies para aportar distintos y variados efectos (reguladores, tonificantes o dispersantes, entre otros).

 Usos y aplicaciones

Su uso se centra principalmente en la eliminación del frí­o y la humedad, aunque también puede consumirse para potenciar la circulación sanguí­nea y energética. Tal y como sucede con sus efectos, su aplicación también puede realizarse combinándola con otras materias, como la sal, el jengibre o el ajo, los cuáles ofrecen beneficios añadidos.

Normalmente se suministra en los puntos meridianos, sobre contracturas, en el lumbago, etc. No duele, ni quema ni deja algún tipo de marca; la moxibustión suele transmitir al usuario, una sensación agradable de calor, que va penetrando en su piel.

Indicaciones y contraindicaciones

Como en el caso de las ventosas y otras técnicas de la MTC, la moxibustión se emplea para reducir las dolencias de todo tipo de enfermedades crónicas y nerviosas, así­ como de problemas óseos, musculares, etc. Por otra parte, actúa contra resfriados y descomposturas, y en situaciones de embarazos, ayuda a que el feto adopte la posición correcta para el parto.

Existen, sin embargo, dos situaciones en las que está totalmente desaconsejado su uso: en sí­ndromes de calor o fiebre es preferible utilizar los beneficios de algún otro método.

Tanto moxas como ventosas son mecanismos de simple utilización, que proporcionan efectos muy saludables. Por ello, conocer sus aplicaciones y protocolos otorga un gran valor añadido a los especialistas que las aplican en terapias corporales.

Tecnicas orientales aplicadas Tecnicas orientales aplicadas